Un año nuevo siempre trae consigo nuevas dificultades, así como nuevas experiencias de alegría. En el Salmo 98 se nos dice, “Canten al Señor un canto nuevo, porque él hizo maravillas. ¡Griten de gozo delante del Señor!” Independientemente de las dificultades que puedas enfrentar el año próximo, recuerda las obras asombrosas de Navidad y agradece a Dios por todo lo bueno en tu vida. Ten fe pese a las dificultades, pon tu esperanza en Cristo y encuentra su paz.

Pregunta del día: ¿De qué maneras puedes buscar para encontrar alegría en las dificultades que enfrentas?

Jesús, Príncipe de Paz, ayúdame a recordar tus obras maravillosas y alabarte en agradecimiento.