Cuenta tus bendiciones. Cada día, entre esta fecha y el día de Navidad, anota uno de los dones que Dios te haya dado.