Sé generoso, compra un regalo para aquellos menos afortunados. Comparte la alegría de la Navidad regalando a quienes quizás no reciban nada. Con tu familia, compren un regalo (o dos) para niños y familias de escasos recursos.