Podríamos imaginarnos que la vida en la Sagrada Familia era aburrida; dos personas perfectas más San José. Probablemente no había mucho dramatismo familiar o discusiones exageradas que los vecinos pudiesen volver un suculento chismorreo. Pero piensa en la huida a Egipto; como nosotros, ellos conocían las dificultades que enfrentan todas las familias. Para muchos de nosotros, la familia es una de las mejores partes de nuestra vida pero, también, la que más dificultades presenta. Si tenemos alegría en nuestra familia, ¡agradezcamos a Dios por esa bendición! Si tenemos dificultades, ¡pidamos ayuda a la Sagrada Familia!

Pregunta del día: ¿De qué manera podemos mi familia y yo crecer en el amor entre nosotros?

Santa Madre María, te ruego que intercedas con tu Hijo en nombre de mi familia para ayudarnos _________ (completa esta oración con lo que necesites).