Ha llegado el momento de identificar nuestras resoluciones. ¿Qué harás para cambiar tu vida en el Año Nuevo? En nuestro fuero interno, todos deseamos una cosa: felicidad. Pero intentamos miles de cosas específicas para ser más felices. ¿Y si elegimos el camino más directo de mantenernos cerca de Dios? El Salmo 73 nos dice, “Mi dicha es estar cerca de Dios”. Pues bien, sigue adelante y haz resoluciones como ser más paciente o realizar actividad física más a menudo, ¡pero no olvides las resoluciones espirituales también!

Pregunta del día: ¿Cómo puedo comprometerme este año a compartir el amor de Dios con las personas que sufren necesidades?

Dios, confió en tu amor para que me ayudes a realizar este cambio ____________ (agrega acá tu resolución) el año que viene.