Hoy es ciberlunes, fecha en que nos apresuramos a encontrar las mejores ofertas por Internet. Si bien las compras en línea por lo general son convenientes, hoy es un excelente día para recordar que las mejores cosas de la vida –una sonrisa, un abrazo, una conversación profunda o una oración– no se encuentran en una pantalla. A la hora de comprar muchos regalos perfectos, es especialmente importante que en este tiempo encontremos momentos para desconectarnos de la tecnología e invertir en las mejores cosas de la vida: cuidar de nuestros amigos, nuestra familia y los necesitados.

 

La pregunta de hoy: ¿Cuándo fue la última vez que decidiste desconectarte de la tecnología por un rato? ¿Cómo te ayudaría esa desconexión a involucrarte más con las mejores cosas de la vida?

 

Señor, ayúdame a no desaprovechar las cosas reales de mi vida.