Las personas tienen grandes expectativas con respecto a las fiestas y buscan la comida perfecta, la reunión familiar perfecta o el regalo perfecto para obtener felicidad. Sin embargo, a menudo, encontramos la felicidad que buscamos en lugares inesperados. Los tres Reyes Magos emprendieron su viaje a la capital de Israel pero encontraron el Regalo Perfecto en el pequeño y pobre pueblo de Belén. Su confianza y disposición para seguir el curso de la estrella los condujo al Regalo Perfecto de Jesús. Hoy, piensa sobre qué nuevas oportunidades nos pueden conducir a la felicidad y la alegría.

Pregunta del día: ¿Dónde buscamos para encontrar la verdadera felicidad? Como los Reyes Magos, ¿estamos dispuestos a confiar y seguir el curso de la estrella que Dios pone ante nosotros?

Señor, ayúdame a encontrar lo que busco.