¿Has pensado alguna vez en las festividades como una oportunidad y no como una obligación? Este cambio de mentalidad –y de corazón– nos permite abrirnos para celebrar la elección de Dios de que sea María la Madre de Dios. Dios preservó a María del pecado original desde el momento de su concepción; por lo tanto, su concepción es inmaculada, sin pecado. Puedes descargar una página para colorear del sitio http://www.catholicicing.com/immaculate-conception-coloring-sheet/.