¿Has tenido alguna vez un maestro que cambió tu vida? Se dice que Cristo es la Palabra de Dios, aquel que creó el universo hablando y que vino al mundo para hablar con nosotros. Después de su nacimiento, Jesús pasó mucho tiempo de su vida enseñando. Un gran maestro no solo transmite la información correcta sino que crea una relación con sus alumnos. ¡Esto mismo sucede con Cristo! Como viene a habitar en nuestros corazones, puede enseñarnos siempre. En esta Navidad, escucha la palabra de Dios en las escrituras y la que te habla en el corazón.

Pregunta del día: ¿Qué hizo que tu maestro preferido fuera tu preferido? ¿De qué modo se refleja ese atributo en Jesús?

Señor, haz que tu Palabra sea una lámpara para mis pasos y una luz en mi camino.