“No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo”. Todos los que han visto la película especial de Navidad de Peanuts (Carlitos y Snoopy) reconocen estas palabras del ángel a los pastores en los campos de Belén. Una vez que los pastores vencieron su temor, fueron a toda prisa a visitar al Cristo niño. Estaban tan llenos de gozo que no podían contenerse. Se despidieron y divulgaron la noticia a todos los que quisieran escuchar. No tengas miedo de compartir la alegría de Cristo con los demás y no solo en Navidad, sino todos los días.

Pregunta del día: ¿Con quién puedo compartir mi alegría hoy?

Señor, ¡hazme mensajero de alegría!