¡Hoy es el último día del 2014! Al reflexionar en el pasado y poner la mirada en el año nuevo, es un buen momento para hacer un balance de lo bueno y malo. Es bueno pedir perdón a Dios por nuestras faltas de amor, por todo lo que nos propusimos y no pudimos hacer. Demos gracias a Dios por todos los beneficios recibidos. La lista de propósitos puede ser muy grande, lo importante es que sean concretos y faciles de medir. Pidamosle al Espirítu Santo que nos ilumine en que áreas debemos enfocar nuestras resoluciones para el año nuevo.