¡Asegúrate de agradecer a Dios por su regalo perfecto! Inclusive, puedes agradecerle escribiendo una oración.