El Adviento nos recuerda que debemos dejar a un lado las cosas que nos impiden amar a Dios y a los demás. A lo largo del Adviento haz una cadena de bondad para decorar tu hogar. Corta los enlaces de cartulina o papel para manualidades. Cada vez que un miembro de tu familia haga un acto de bondad, escríbelo en uno de los enlaces y agrégalo a tu cadena. ¡Qué hermosa manera de decorar nuestros corazones y hogares!