“¿Eres Tú el Mesías que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?” Leemos hoy en el Evangelio que, oculto a los ojos de los hombres, Jesús nacerá en una cueva, y unos pastores de alma sencilla serán los primeros que lo glorifiquen. En éste tiempo donde el mundo te propone buscar la felicidad donde no está, recuerda que Jesús se manifiesta en la humildad, en la sencillez de quienes lo buscan con un corazón sincero. Pídeles a la Virgen y a San José que te ayuden a no distraerte y que tengas siempre la mirada fija en el niño Jesús.