El apostol san Juan, su hermano y sus padres formaban una familia acomodada de pescadores que, al conocer al Señor, no dudan en ponerse a su total disposición. San Juan era el más jóven de los ápostoles, era un adolescente. Cuando recibió el llamado del Señor, le correspondió con un corazón entero y exclusivo. En su fidelidad a Jesús, encontró el sentido de su vida, cuando los discipulos abandonaron al maestro, él estuvo fiel al pie de la cruz. Que inspirados en la vida del apostol San Juan, nosotros también podamos tener nuestra vida centrada en Jesús.