Hoy la Iglesia celebra la presentación de Jesús al mundo entero. En los reyes magos están representadas las personas de todas lenguas y naciones que se ponen en camino para adorar a Jesús. Nosotros también estamos allí, venimos de diferentes países, tenemos diferentes tradiciones, pero nos une el amor a Jesús. Venimos a adorarlo, y que al abrir nuestros cofres, podamos darle el oro, el incienso y la mirra de nuestra vida. Hoy muchos niños recibirán los regalos que les traen los reyes magos. Que con esa misma alegría, el ejemplo de los reyes nos anime a siempre seguir la luz de Cristo.

La pregunta de hoy: ¿Qué le puedo ofrecer al Divino Niño Jesús como regalo?

Jesús, que la alegría que sintieron los reyes magos cuando se postraron ante ti permanezca en nuestras almas.