¿Sientes, algunas veces, que tu vida es una gran lista de cosas para hacer? ¿Te resulta difícil vivir el presente? Siempre estamos pensando en el futuro o vivimos inmersos en el pasado. El mensaje de Navidad, esto es, que Dios se hizo presente en nuestro mundo, nos recuerda que el momento actual, el aquí y ahora, es donde experimentamos la alegría y la paz de Dios. Dedica algún tiempo hoy para sentir esa paz sin preocuparte por ser productivo ni por lo que vendrá.

La pregunta de hoy: ¿Nos haremos tiempo en estas fiestas para dejar de lado nuestras preocupaciones y quedarnos tranquilos?

Señor, aquieta mi corazón para que pueda encontrarte aquí y ahora.