El Papa Francisco nos ha estado recordando frecuentemente que el tiempo de Adviento es un tiempo de conversión personal. El examen de conciencia nos ayuda a seguir al Señor con sinceridad. No olvidemos que todos los momentos y circunstancias de nuestra vida son motivo de encuentro con nuestro Señor; así que debemos examinar nuestra conciencia a fondo, las veces que hemos fallado y no hemos correspondido a su amor. Cuando nos conocemos mejor, estamos más dispuestos a enmendarnos y a comenzar de nuevo. Hoy procura hacer un buen examen de conciencia en preparación para llegada de Jesús.

La pregunta de hoy: ¿En qué momento sentí la amorosa misericordia de Dios?

Señor, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.