En el Santo Evangelio leemos de la visita de María a Isabel. “María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea.” ¡Ella iba de prisa a la casa de Zacarías para compartir el gozo de Jesucristo! El Señor quiere entrar a nuestros corazones y llenarnos de su gozo esta Navidad y todos los días. Él siempre está dispuesto a entrar en nuestros corazones, pero depende de nosotros mismos si lo dejamos entrar.

La pregunta de hoy: ¿A quién en mi comunidad puedo visitar para poderle llevar el gozo de Jesús?

Dios, ayúdame a abrirte la puerta de mi corazón.