Perseverancia en la fe

Fe. Siempre ha sido una de mis palabras preferidas. En el transcurso de los años, he comprado collares y pulseras con la esperanza de que me sirvan como recordatorio para mantener mi fe. Por más que intente recordar que debo tener fe, no me resulta fácil. En muchas ocasiones las cosas no sucedieron de la manera que quise, planifiqué o esperé. Independientemente del hecho de que, en última instancia, las cosas sucedieron según el plan de Dios, no puedo evitar la decepcionarme. Cuando pienso sobre estas decepciones, a veces me pregunto, “¿Por qué tengo fe? ¿Por qué debo tener fe? En tiempos de desasosiego y desengaño, recurro a las Escrituras que me recuerdan que María y José fueron llamados a lo inesperado y lo imprevisto. Perseveraron en la fe aceptando a Dios en oración y respondiendo a su voz con confianza. Su fe, aunque difícil de mantener, trajo consigo nuestra salvación. Hermanos y hermanas, los aliento a ser como María y José, a adoptar la oración y permitir que esas pulseras, esos collares y el gran testimonio de los santos y mentores, sean nuestros recordatorios para perseverar en la fe.
– Andrea Torres Negrón, alumna de 3.º año (UMD, promoción de 2021)

Fe. Siempre ha sido una de mis palabras preferidas. En el transcurso de los años, he comprado collares y pulseras con la esperanza de que me sirvan como recordatorio para mantener mi fe. Por más que intente recordar que debo tener fe, no me resulta fácil. En muchas ocasiones las cosas no sucedieron de la manera que quise, planifiqué o esperé. Independientemente del hecho de que, en última instancia, las cosas sucedieron según el plan de Dios, no puedo evitar la decepcionarme. Cuando pienso sobre estas decepciones, a veces me pregunto, “¿Por qué tengo fe? ¿Por qué debo tener fe? En tiempos de desasosiego y desengaño, recurro a las Escrituras que me recuerdan que María y José fueron llamados a lo inesperado y lo imprevisto. Perseveraron en la fe aceptando a Dios en oración y respondiendo a su voz con confianza. Su fe, aunque difícil de mantener, trajo consigo nuestra salvación. Hermanos y hermanas, los aliento a ser como María y José, a adoptar la oración y permitir que esas pulseras, esos collares y el gran testimonio de los santos y mentores, sean nuestros recordatorios para perseverar en la fe.
– Andrea Torres Negrón, alumna de 3.º año (UMD, promoción de 2021)